Se acerca el verano ¡lleva a tus hijos a una escuela de música!

Las vacaciones de verano están a la vuelta de la esquina, los niños dejan sus actividades escolares para entrar en un periodo de varias semanas de permanecer en casa (en el caso de que no decidan planear un viaje familiar)

Si ese es tu caso, entonces hay que buscar algunas opciones para que los pequeños se diviertan y sobre todo aprendan algo que pueda servirles el resto de su vida, que se convierta en una pasión y también en un medio para desarrollar sus habilidades ¿qué tal ingresarlo a una escuela de música?

Si consideras que puede ser una excelente opción para tus pequeños, entonces deberías quedarte a leer los consejos que hemos preparado para que puedas elegir una escuela de música de manera adecuada.

2

La primera cosa a comprobar la hora de elegir una escuela de música  para estas vacaciones de verano es la preparación del maestro. ¡Nadie quiere tirar su dinero y deseamos que sea mucho o poco el tiempo en que los niños estén en la escuela aprendan muy bien!

Para poder evaluar eso, deberíamos ver alguna clase muerta así podemos ver el enfoque que el maestro tiene con los aprendices. Debe ser suave pero firme. Los niños quieren jugar con la música, pero para ello tiene que haber reglas estrictas como tener silencio y  atención, no, no es confuso.

Hay que recordar que la música es el orden. Otra cosa importante es ver cómo se planifican las lecciones porque con eso veremos el orden de la clase. Generalmente a cada alumno se le pide llevar  un glosario de acordes, su propio instrumento, y también mucha disponibilidad, para eso debería tener el niño una meta a alcanzar en cada clase.

3

Por todo esto, antes de inscribir a un niño en una escuela de música es importante que acuda a clases de prueba. Aunque a veces lo pasamos por alto, nunca olvides revisar las instalaciones de la academia, revisar puertas de pánico, salidas de emergencia, extintores… ¡Más vale ser prevenido!

Pregunta sobre la comunicación entre la academia y los padres de familia, no importa que crean que exageras, siempre es muy importante que sepan que estás al pendiente de tu hijo y su educación no importando si es solo un curso de verano.

1

Platica con tu hijo sobre su deseo de aprender música. ¿Qué instrumento le llama más la atención? ¿en verdad está dispuesto a poner todo su empeño y dedicación? Pide en la escuela que realicen una correcta evaluación de habilidades, de esa manera podrás darte cuenta si es en verdad la pasión de tu hijo el aprender a tocar algún instrumento o solamente es un ligero gusto que podría pasarse con el tiempo.

En ningún caso cortes ese deseo que tiene tu hijo por aprender, ni tampoco juzgues si tiene o no talento para la música, si eso lo hace feliz ¡sigue adelante! ¡apóyate de la escuela de verano! y sobre todo si notan que el niño ama sus clases investiga si a la par puede combinar su aprendizaje musical con el escolar y se complemente el resto del año.