Los tips que nadie te ha dicho para proteger y mantener tu vehículo

Existen consejos muy básicos que casi todos conocemos acerca del mantenimiento y protección de tu vehículo, en cambio hay otros datos que pocos conocen y que, si eres dueño de un auto, te encantaría conocer.

Te los dejamos a continuación:

Comprueba los neumáticos

Debes prestar mucha atención tanto a la presión del aire como al tamaño del neumáticos. Si vives en una zona de nieve, éstos deben variar respecto al verano.

De hecho, recomendamos cambiar los neumáticos cuando la profundidad de la banda de rodadura es de tres milímetros y menos.

También es importante comprobar que tienes suficiente aire en tus neumáticos cada vez que salgas.

Aparte de la seguridad, una presión adecuada de los neumáticos puede reducir el ruido de la carretera, desgaste de los neumáticos y el consumo de combustible.

Utiliza medidores de presión de neumáticos para comprobar su estado, éstos se pueden encontrar en la gran mayoría de las gasolineras y seguramente tu auto debe tener un rango de presión especial que debe poseer.

Asegurar una buena visibilidad

Al lavar la ventana, asegúrate siempre de limpiar el interior de la caja para garantizar una buena vista.

También es importante que no esperes demasiado tiempo para reemplazar los limpiadores desgastados de las ventanas:

Conducir con los limpiadores desgastados no sólo hará que la vista sea peor. Además corres peligro de que tus vidrios se rayen.

Revisa las luces

Esto puede ser un punto crucial, pero es fácil de olvidar:

– Es importante asegurarte de que tienes buena luz en tu coche. Siempre es indispensable que realices una pequeña vuelta y compruebes que todas las bombillas funcionan – y si es necesario reemplazarlas si no lo hacen – esta es una buena rutina.

Lavar bien el coche

Existen muchos automovilistas que  no se preocupan por estar conduciendo coches sucios. Pero el gasto de un buen baño a tu auto no sólo es bueno para la apariencia de los coches, también es una parte importante del mantenimiento regular.

Lava tu coche correctamente para prevenir la corrosión. Especialmente en época de lluvias o bien de un fuerte invierno, hay una gran cantidad de residuos de sal y asfalto en el coche. Esto puede frotar en la pintura y crearse rayones.

– Lave tu auto hasta que sepas que esta capa ha desaparecido. Utiliza lavadoras a alta presión y desengrasar, preferiblemente con una buena esponja. Y terminar puliendo el coche. ¡Notarás la diferencia!

Comprueba la batería

Una de las peores cosas que puede pasar a un automovilista, es quedarse sin batería.  Debes ser precavido en ese tema y por supuesto contar con un arrancador de baterías que pudiera sacarte de un problema a mitad de camino.

Recuerda que siempre es mejor prevenir que lamentar.

Comprueba el aceite

– Es normal que los coches utilicen un poco de aceite. Y puede salirnos muy caro si tenemos poco aceite en el motor.

Antes de salir revisa el aceite y el agua de tu motor, las consecuencias de tener una reducida cantidad de ellos, podría costarte mucho dinero en el mecánico.