Los beneficios de la actividad física en la infancia

Sabemos que la actividad física es importante a cualquier edad, pero sin duda hacerlo en la infancia es clave para que la persona crezca teniendo el buen hábito del ejercicio. Si tienes un niño en casa es muy importante que sepas que parte de su crecimiento saludable es la realización de algún deporte.

Eso si, cualquier actividad que sea realizada deberá ser avalada previamente por un médico, ésto porque muchas veces durante los primeros años, los niños pueden necesitar tratamientos de ortopedia que les ayuden a tener un crecimiento saludable. De hecho una gran cantidad de niños requiere algún tipo de tratamiento especial para sus extremidades.

Cada caso es distinto por lo que es importante la evaluación previa antes de establecer un régimen para ejercitar a tus hijos. Si necesitas más información respecto a ortopedia,  Visita su Sitio Web Oficial dónde seguramente podrás resolver todas tus dudas al respecto.

Una vez hecho lo anterior, te dejamos las actividades físicas que debería realizar un niño respecto a su edad.

 

Hasta el primer año de vida – las actividades básicas tales como gatear, primeros pasos, que son ligeros y armoniosos, teniendo en cuenta que el bebé está todavía en las primeras etapas de crecimiento.

1 a 6 años – La natación es un gran aliado ya que ayuda a trabajar el sistema respiratorio y mejorar el desarrollo motor, el equilibrio y la postura.  Además no podemos olvidar actividades como montar en bicicleta o triciclo y jugar en los parques como escalar un tobogán.

6 a 12 años – Deportes que impliquen técnicas y normas pues en ésta etapa revisamos cada uno de los procedimientos a seguir y cumplimiento de normas.

Deportes como el voleibol, el fútbol y el baloncesto ayudarán a tu hijo a  trabajar el aspecto psicológico, lo que ayuda al niño a trabajar en equipo, llevarse bien con diferentes personalidades, aprender a perder y ganar.

Los hábitos saludables adquiridos en los primeros años de vida ayudan a los niños a tener una mejor calidad de vida en la edad adulta, la prevención de posibles enfermedades causadas por el estilo de vida sedentario, dicen los ortopedistas

Beneficios psicológicos

A través de la actividad física, el niño desarrolla algunas habilidades sociales importantes para su desarrollo.

Con el deporte, el niño comienza a aprender a llevarse mejor con sus compañeros, mejorar las relaciones interpersonales, superar su propia resistencia, mejorar la capacidad de hacer frente a la frustración, entender y aceptar más reglas, resolver conflictos, así como el conocimiento de su cuerpo , la coordinación motora entre otros beneficios.

Además, la actividad física es esencial para regular el sueño, mejorar la atención y la concentración, aumentar la autoestima y aliviar la ansiedad y el estrés del niño.

¡Eso si, recuerda que cualquier deporte debe ser agradable! El niño debe tratar de hacer actividades que lo hagan sentir bien y le traiga beneficios.

Además, no debería haber ninguna carga de las actividades del niño, todo debe ser al ritmo que él necesite pues ésto haría más daño que bien. El niño también necesita descansar, jugar y estudiar, todo ello con la planificación y en la justa medida.